Historia de la Física

Desde siempre, el hombre ha sido un gran observador de la naturaleza, así como también un investigador de todos aquellos fenómenos que en ella tienen lugar.

Al hablar de la física podemos, por tanto, definirla, como el compendio de los esfuerzos y estudios de todas las personas que, a lo largo de los siglos, han intentado entender y conocer los motivos que dan lugar a los diversos fenómenos que podemos observar en la naturaleza.

En el año 1905, Albert Einstein formula la teoría de la relatividad

Hemos de tener en cuenta que en tiempos remotos las explicaciones que se daban a ciertos fenómenos estaban basadas solamente en cuestiones filosóficas, sin demostración ni experimentación alguna de la veracidad de tales afirmaciones. Ello supuso, como es lógico, que surgieran interpretaciones falsas, algunas de las cuales perduraron durante muchos años, como la hecha por el greco-egipcio Claudio Ptolomeo, cuando afirmó que “La Tierra está en el centro del Universo y alrededor de ella giran los astros”.

La física en el siglo XVI. Galileo

No es hasta el siglo XVI en que se da a la verificación experimental la importancia que merece, gracias especialmente a Galileo, que puede ser considerado como el creador de la mecánica, y que fue autor de descubrimientos tales como la ley de la caída de los pesos y del péndulo, poniendo las bases de la hidrodinámica o, lo que es lo mismo, del estudio de la dinámica de los líquidos. También se debe a él la formulación matemática de las leyes físicas

Junto a Galileo aparecieron varios personajes de gran importancia para la historia de la física, como Copérnico, Cardano, Gilbert o Torrecelli, este último discípulo de Galileo y, más tarde, inventor del barómetro.

La física en el siglo XVII. Newton

En el año 1687 Newton formula las leyes clásicas de la dinámica, también conocidas con el nombre de Leyes de Newton, así como la ley de la gravitación universal.

La física en el siglo XVIII. Maxwell

A partir del siglo XVIII tiene lugar un considerable desarrollo de otras disciplinas, entre ellas la termodinámica, la física de fluidos o la mecánica estadística.

El siglo XIX se destaca por los importantes avances que tienen lugar durante el mismo en ciertas disciplinas, como el magnetismo o la electricidad. Aquí cabe destacar al científico escocés James Clerk Maxwell, a quien se le debe la unificación de ambas disciplinas y de las teorías referentes a ambas, hasta este momento vigentes en la Teoría del Electromagnetismo, una de cuyas afirmaciones es la de que la luz es una onda electromagnética.

Aquí debe tenerse en cuenta que a finales del siglo en cuestión Thomson descubrió el electrón, y, además, se produjeron los primeros descubrimientos referentes a la radioactividad.

La física en el siglo XX. La teoría de la relatividad y la teoría cuántica

En el siglo XX la física se caracteriza por convertirse en una ciencia inherente al desarrollo tecnológico. Lo más destacable de dicha centuria fue, en 1905, la formulación de la teoría de la relatividad, por parte de Albert Einstein, y, también a principios de siglo, el desarrollo, por parte de Plank, Einstein, Bohr y otros científicos,  de la teoría cuántica, que tenía como objetivo la radiación de los cuerpos.

En cuanto a la segunda mitad del siglo XX, se caracteriza por el enorme desarrollo de la astrofísica, realizándose una importante labor en la conocida como teoría de supercuerdas.

A falta de dos años para terminar el siglo XX, en 1998, se descubre que la expansión del universo se está acelerando, lo cual, como es de suponer, es el origen de un gran problema que la física no ha podido de momento resolver.

La física en el siglo XXI. La energía oscura y la materia oscura

Una de las primeras consecuencias que, ya en este siglo XXI, ha provocado el problema que supone la aceleración de la expansión del universo, fue el creciente interés por la cosmología, especialmente por todo lo referente a la energía oscura y la materia oscura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *