Historia del folklore

En este artículo hablaremos de la danza que nos representa como argentinos, que es parte de nuestras raíces, nuestra tradición, trataremos la historia del folklore. Si bien esta danza fue sufriendo modificaciones hasta ser lo que es hoy en día y aunque ha recibido influencia de diferentes culturas ésta se considera como la danza argentina por excelencia.

Este mix de danzas fue arraigándose en la Argentina con diferentes acepciones, cada vez que el folklore llegaba a una región esta le agregaba su toque distintivo, brindándole esta característica un estilo distinto para cada región del país.

Historia del folklore

Este cambio continuo desfavoreció a la danza en algo muy particular, dado a que iba mutando de forma casi constante por todo el territorio, en muchos casos se fue perdiendo algo de la música porque la mayor parte era transmitido de forma oral.

Su nacimiento tiene registros en el siglo XVI con la llegada de Juan Gabriel Lezcano a la ciudad de Buenos Aires. En sus inicios se comienza a reunir con los indígenas de la zona para enseñarles nuevos cánticos para civilizarlos. Este es el primer registro aunque hay que tener en cuenta que anteriormente los indígenas de la provincia de Tucumán habrían recibido primeramente esta influencia fruto de las misiones jesuitas, los monjes enseñaban los cantos en latín a los indios y a rezar.

En el siglo XVII nace de la mano de la música, el canto y la danza una nueva costumbre. Los habitantes de las diferentes regiones se reunían con motivo de compartir un momento conjunto con la música, más tarde esta costumbre la conoceríamos como “peña folklórica”.

Ya en el siglo XVII se incrementa el aporte de músicos refinados europeos que aportan musicalidad y partituras para realizar melodías más armónicas. Se incorporan en esta época otros instrumentos como violines. En menor medida comienza la música a ser influenciada por costumbres africanas, que llega conjuntamente con el ingreso de esclavos al país.

Ya llegando al siglo XIX la música popular argentina tiene su momento cúspide, comienzan a surgir nuevas orquestas y grupos folklóricos que le darán forma a la música tal cual la conocemos hoy en día.

A comienzos del siglo XXI se comienzan a unir grupos folklóricos y hacen presentaciones en diferentes regiones. Dentro de la música interpretada encontramos chacareras, gatos, zambas, pericón, escondido y muchas otras, algunas de las cuales se acompañan con baile y otras no.

Hacia la década del 60´es reconocida como la música nacional a partir de los festivales que se dieron a conocer internacionalmente como Jesús María y Cosquín. En la actualidad además de los festivales grandes de doma y folklore se ha vuelto a las famosas peñas en las que las personas se reúnen con motivo de pasar un momento agradable.

Sin lugar a dudas nada de esto hubiera sido posible sin el aporte de los músicos excepcionales, a continuación nombraremos algunos de ellos. Los cantores del alba, Los Fronterizos, Atahualpa Yupanqui, Horacio Guarany, El Chaqueño Palavecino, Félix Luna y así la lista es larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *