Historia del microondas

El honor de microondas se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los electrodomésticos más importantes de la cocina contemporánea. Se utiliza tanto para calentar y cocinar alimentos a través de la generación de ondas electromagnéticas que oscilan en la frecuencia de las microondas (2.45 GHz).

Al igual que muchos otros inventos de importancia tecnológica notable, el horno microondas fue un subproducto de otra tecnología: la del radar. Corría el año 1946 cuando Percy Spencer estaba probando un tubo llamado magnetrón y descubrió que las microondas podían utilizarse para calentar otros objetos. En sus experimentos utilizó chocolates, pochoclo y huevos.

microondas-1Historia del microondas

Gracias al descubrimiento de Spencer la tecnología culinaria dio un gran paso. Si bien al principio el invento era muy grande e incómodo, los ingenieros de la empresa Raytheon Corporation empezaron a diseñar dispositivos más prácticos para utilizar microondas en el calentamiento de alimentos.

En un principio los hornos microondas tuvieron una fuerte resistencia en la cocina estadounidense. Los cocineros no estaban muy abiertos a la idea de utilizar la tecnología para cocinar. Sin embargo, los usos prácticos del horno microondas ayudaron a superar cualquier reticencia de los profesionales. Desde allí, poco se tardó en llevar los hornos microondas a todas las casas.

Los mitos y la desconfianza acerca de la tecnología de radar y su utilización para la cocina impidieron un avance rápido en los primeros años del horno microondas.

Se hablaba de envenenamiento por radiación y alimentos que quedaban crudos, generando enfermedades, pero el paso del tiempo le dio la razón a los creadores y desarrolladores de hornos microondas, es un dispositivo práctico y versátil para ayudar en la cocina.

Uno de los grandes problemas que ayudó a resolver el horno microondas es el de mantener calientes los alimentos. El horno microondas generaba poco gasto energético y permitía mantener la temperatura de los platillos en caso de tener que esperar para comerlos.

En la historia de los hornos microondas, el año 1975 está marcado en el calendario como el primero en el que las ventas de hornos microondas superaron ampliamente a las ventas de estufas de gas. En 1976 las estadísticas indican que un 17% de los hogares japoneses cocinaba con hornos microondas, mientras que en Estados Unidos el número de hogares ascendía a 4%.

Para 1978 Estados Unidos ya tenía un horno microondas en el 14% de los hogares. El horno de microondas llegó para quedarse y, superados los mitos, empezaba a demostrar importantes variantes y alternativas para darle un toque diferente a la comida. No se trataba ya únicamente de calentar alimentos; ahora también se podía cocinar.

Hoy en día su uso es masivo, y existen precauciones conocidas a tener en cuenta para su correcta manipulación:

  • No hay que cocer huevos enteros con cáscara, porque la presión puede hacerlos estallar.
  • No se deben introducir utensilios de metal o recipientes metálicos porque generan riesgo de incendios.
  • No se puede hervir agua o líquidos porque el calor acumulado puede ocasionar quemaduras por salpicadura.

Hoy en día los hornos microondas están aceptados como uno de los electrodomésticos más importantes para la cocina. Permiten el ahorro de tiempo y la Organización Mundial de la Salud defiende su uso como seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *