Historia del Jazz

El jazz es un género musical que tiene su origen en la cultura afroamericana, y que nació a finales del siglo XIX en los Estados Unidos de América, país en el que alcanzó una gran popularidad durante la década de los años 1920 y 1930.

Algo más tarde, a partir del año 1950, el jazz alcanzó también un gran auge, en el continente europeo y en Japón, de manera muy especial en los círculos intelectuales de dichos lugares. Hoy en día, podemos afirmar que el jazz es un género musical extendido por todo el mundo.

El origen del jazz se encuentra en las melodías de los afroamericanos que habían sido llevados a la fuerza a América en condición de esclavitud. Aunque los expertos no parecen haber llegado a un acuerdo y existen discrepancias al respecto, el nacimiento del jazz se sitúa en Nueva Orleans, en el momento en que tuvo lugar la emancipación de esclavos.

El origen popular del jazz

Estos afroamericanos dedicaban parte de su tiempo a cantar espirituales y blues, y, una vez libres, se expandieron por las ciudades, en las que solían cantar dicha música, generalmente en bandas callejeras o en los cafés frecuentados por las personas de color. Se trataba de personas que en realidad no tenían ninguna formación musical, por lo que es lógico suponer que, al no saber leer música, y para mantener más interesante el espectáculo que ofrecían, los mismos músicos añadían variaciones.

Primeros músicos de jazz famosos

El primero de los músicos famosos al que se le puede considerar como jazzista, Buddy Bolden, creó una banda de jazz en el año 1895, por lo que dicha fecha se usa a veces de manera simbólica como la del nacimiento de este género musical. Sin embargo, se ha de tener muy en cuenta que el jazz, género muy influenciado por los diversos tipos de música popular, en los años anteriores a aquellos en que empezamos a tener documentación del mismo, existía ya como una forma de música.

Después de Bolden, hubo dos décadas en que el jazz progresa de manera muy lenta y durante las cuales, prácticamente no encontramos documentación referente al mismo. Aunque sí se sabe que Bolden fue sucedido por Freddi Keppard, convirtiéndose en el cornetista más famoso y prestigioso de Nueva Orleans, el cual fue sucedido a su vez por King Oliver.

Pese a que diversos músicos de Nueva Orleans dejaron dicha ciudad para viajar hacia el Norte del país, se puede afirmar que el jazz fue un género musical típico de manera exclusiva de la ciudad de Nueva Orleans, y que ello fue así hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Las primeras grabaciones de jazz

En el año 1917 tuvo lugar la primera grabación de jazz. Dicha grabación, para el sello Columbia, fue interpretada por un grupo de músicos blancos, que se pusieron como nombre el de “The Original Dixiceland Jass Band”. Los temas que grabaron fue “Darktown Strutter´s Beall” e “Indiana”. Sin embargo, la grabación no llegó a publicarse, al ser considerados estos temas demasiado revolucionarios para la época en cuestión.

Pasados dos meses, el mismo grupo grabó, en esta ocasión para el sello Victor, otros dos temas, “Livery Stable Blues” y “The Original Dixiceland One Step”. Esta vez las cosas fueron mucho mejor que la vez anterior, y los temas obtuvieron un gran éxito, siendo una de las consecuencias de ello que otros grupos empezaron también a realizar grabaciones.

El jazz, convertido en la música de moda

El jazz se convirtió enseguida en la música de moda, despertando la avaricia de los promotores, que vieron en él una ocasión para el dinero fácil.

Tuvieron que pasar varios años para que se hicieran grabaciones de jazz interpretadas por músicos negros, y empezaron a surgir opiniones de que eran los blancos los que habían creado este género musical. Posteriormente surgió una corriente, que ha permanecido hasta hoy en día, defendiendo no sólo que el jazz era una música negra, sino que además, sólo los músicos negros podían tocarla, puesto que eran los únicos que poseían el talento, el sentimiento y el conocimiento necesario para ello.

En el año 1922, surgen los New Orleans Rhythm Kings, uno de los primeros grupos en improvisar solos.

El año siguiente, 1923, fue muy importante para el jazz, ya que durante el mismo debutaron y llevaron a cabo grabaciones diversos músicos como la cantante de blues, Bessie Smith, el pianista y también compositor Jelly Roll Morton, y la banda King Oliver´s Creole Band, cuyo clarinete era Jhonny Dodds mientras que tenía como cornetista a Louis Armstrong. Esta última banda estaba considerada como una de las mejores de Nueva Orleans, siendo Louis Armstrong, el que no sólo llegaría a tener más influencia en ella, sino que incluso se puede afirmar que, con el tiempo, llegaría a cambiar el jazz.

Chicago se convierte en centro del jazz

La movilización llevada a cabo por la población negra en el sur de los Estados Unidos, motivada por las malas condiciones económicas que sufrían, provocó que los músicos de jazz salieran de Nueva Orleans, convirtiéndose la ciudad de Chicago en el epicentro de este género musical a principios de los años 20.

La importancia de Louis Armstrong para el jazz

En el año 1924, Louis Armstrong se une a la banda neoyorkina The Flecher Enderson. En Nueva York, tienen un gran éxito los dramáticos solos de la banda, especialmente los de Armstrong, lo cual hace que actualmente se pueda afirmar, que el responsable del cambio experimentado por el jazz, de improvisación colectiva a solos individuales, fue sin duda Louis Armstrong, y que dicho cambio fue fundamental para la aparición del swing.

Puede afirmarse que, durante la década de los 20, el jazz tuvo una gran influencia en las orquestas de baile, en gran parte debido a las espectaculares actuaciones y grabaciones que llevaron a cabo Louis Armstrong y sus Hot Five y Hot Seven, que además popularizaron una peculiar manera de frasear las canciones, muy relajada, que tuvo una gran influencia en futuros cantantes, entre ellos Bill Crosby.

En esta época, muchos músicos se convirtieron en importantes figuras del jazz, entre ellos el cornetista Bix Beiderbecke, el pianista James P. Jhonson o el compositor Duke Ellington.

El jazz en los años 40

La continua evolución del jazz hizo que su avance fuera más rápido que los gustos del público. A principios de los 40, algunos músicos jóvenes pretendieron ir más lejos, desarrollando sus propios conceptos. Así, aunque no fueron los únicos, el trompetista Dizzy Gillespie y el saxofonista Charlie Parker, crearon un nuevo estilo que se caracterizaba por introducir el tema de manera rápida, dando paso luego a las improvisaciones. Con este nuevo estilo, que fue llamado bebop o bop, los ritmos fueron mucho más complicados, y la música menos apropiada para el baile. Ello, unido a diversos factores, como una huelga de grabación y un exagerado aumento de impuestos a los espectáculos, que provocó el cierre de numerosos locales de baile, hizo que el jazz se convirtiera en una música estrictamente para ser escuchada, lo cual lo elevó a música de arte, provocando su aislamiento de la música popular, y motivando la disminución drástica de su público. Todo esto supuso la creación de otros estilos musicales mucho más simples, pero que iban a llenar el vacío que dejaría el jazz.

El jazz en los 60 y 70

La mitad de la primera década de los 60, destaca de manera especial por las improvisaciones musicales, muy llenas de energía. Los músicos tenían toda la libertad en sus solos, y podían crear cualquier sonido que les pareciera apropiado.

En la década de los 70, conocida como era de la fusión, el jazz integra aspectos del rock y de la música pop. Fue Mile Davis, quien estableció los patrones de dicha fusión, con la grabación de los temas “In A Silent Way”, y “Bitches Brew”. En esta época, surgieron diversos grupos que combinaban el jazz con la fuerza del rock, destacando entre los más famosos Return to Forever, Weather Report, o Mahavishnu Orchestra. Este movimiento, ha llegado hasta la actualidad, gracias a su potencial comercial, recibiendo un nombre que es considerado como inexacto por parte de los expertos: “jazz contemporáneo” o “acid jazz”.

El jazz, música internacional y muy vigente hoy en día

Cuando llegamos a la década de los 90, podemos decir que siguen vigentes casi todos los estilos del jazz, un género que podemos afirmar que se ha convertido en una música internacional, pese a que en los últimos 20 años, su evolución ha sido muy lenta. Aunque no podemos adivinar la dirección que seguirá el jazz en el futuro, y a pesar de que muchas personas piensen que este género musical ha tocado fondo, son muchos los músicos que apuestan por su supervivencia, defendiendo que, mientras se lleven a cabo grabaciones musicales y exista la necesidad de auto expresarse, el jazz sobrevivirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *